¿Por qué Clear Card-hen no le llega a los talones a Cardcaptor Sakura?

Con el estreno de una nueva aventura para Sakura Kinomoto, toda una generación está teniendo la oportunidad de recordar viejas épocas, en las que muchos tuvieron su primer contacto con el anime. Cardcaptor Sakura fue, para muchos, el primer gran amor del mundo otaku, así que volver a ver en acción a la pequeña heroína de Tomoeda es todo un hito. Sin embargo, pocos capítulos alcanzaron para darnos cuenta de algo: esta nueva serie está muy lejos de aquella que nos enamoró en los 90...



El origen de todo

Sakura era una niña como cualquier otra hasta que abrió un libro mágico y esparció las Cartas Clow por todo su vecindario, causando estragos que prontamente tuvo que detener. Tanto para ella como para nosotros, eso supuso todo un misterio que queríamos descubrir capítulo a capítulo, conociendo más de cada carta y sus poderes, viendo los hermosos trajes que Tomoyo confeccionaba y disfrutando de la acción en la que tanto Sakura como Svyaoran se veían metidos. Eso además tuvo un trasfondo relativamente oscuro y muchos misterios por descubrir, de esos que nos mantenían en ascuas episodio tras episodio.

En este nuevo arco, la historia comienza de manera distinta pero con un desenlace similar, poniendo a Sakura en el centro de un mazo de cartas mágicas que debe capturar antes que hagan de las suyas. El problema con esto es que es “más de lo mismo”, pero presentado de manera aburrida y predecible. Si bien las nuevas cartas suponen un avance, al mismo tiempo se ven como una vuelta al punto de partida, y esto sumado a otros “problemas” se vuelve un combo negativo.


Más personajes, menos historia

Antes, la historia era muy simple en cuanto a personajes: Sakura es la heroína, Kero era su guardián y compañero, Syaoran era su contraparte e interés amoroso y Tomoyo era el vínculo entre el mundo mágico y la gente común, además de la que ponía el toque Mahou Shoujo gracias a sus trajes; a ellos se le sumaban otros, claro, que a fin de cuentas todos jugaron su papel. En Clear Card-hen la base sigue siendo la misma, pero ahora tenemos participación de varios personajes secundarios que aportan poco o nada a la trama general.

En casi cada capítulo de Clear Card-hen, tenemos a las amigas de Sakura compartiendo la comida en el colegio, a Eriol o la profesora Kaho Mizuki contactados a distancia o a Yue intentando descifrar el secreto detrás de las nuevas cartas. La cosa es que todo eso se transforma en “relleno” desde el momento en que la historia no avanza y rara vez aportan algo concreto desde el guión. Todo esto quita tiempo a las escenas importantes o las que más disfruta el público, ¡¿o no se quedan con ganas de más cada vez que Sakura atrapa una carta?!



Más que Mahou Shoujo, Recuentos de la Vida

¡Aquí está la clave! la mayor diferencia —y ese paso en falso— está en el enfoque de la serie, que ya dejó de ser un anime más de Acción y Magia para transformarse en un recuento de cada día en la vida ya no solo de Sakura, sino de los demás. Incluso con más de 10 capítulos al aire, todavía muchos se preguntan qué rol juega Akiho Shinomoto en todo esto, o de qué se tratan los sueños recurrentes de Sakura.

El balance de los primeros episodios ya eran muestra de todo esto, con una escena a las apuradas para mostrar la aparición de una carta y su inmediata captura, y otras mucho más detalladas y pausadas de cómo la protagonista y sus amigos llevan sus actividades escolares. Lamentablemente, Clear Card-hen se queda a medias y no destaca ni en un género ni en otro, dejando un sabor a la subestimación del “no importa lo que hagamos porque es de CLAMP y será un éxito”, mezclado un poco de “tenemos un plot twist que dejará a todos con la boca abierta, pero primero los haremos ver estos 15 episodios donde todo avanza a paso de tortuga”.


¡No olvidemos el factor nostalgia!

Estamos repasando una serie desde un punto de vista más analítico, en contraposición a una serie que veíamos no solo como niños que se maravillaban fácil sino como, en muchos casos, completos ignorantes de lo que un anime significa. Además, estamos hablando de 20 años de diferencia entre una serie y otra; 20 años en la que nuestros gustos y expectativas han cambiado y evolucionado.

Si lo ponemos en contexto, son pocas las sagas —ya no solo en anime— que superan el paso del tiempo y regresan con igual o más fuerza que antes, así que tampoco tenemos que hablar de fracasos y horrorizarnos. Lejos de eso, lo más conveniente es aprovechar esta nueva saga para presentar estos personajes que tanto quisimos a nuestros hijos o hermanos pequeños, pero más que nada para recordar con cada episodio algunos de los mejores momentos de nuestra infancia.


Palabras finales

Cardcaptor Sakura estará por siempre en nuestros corazones, idealizado como uno de los mejores animes de su época. En esta oportunidad, y aunque con un estilo distinto, tenemos un anime que no se ha destacado tanto como imaginábamos, pero que no por eso se vuelve descartable o malo. Si aún no lo has visto, no pierdas oportunidad de ver Clear Card-hen y descubrir en qué anda Sakura, mientras cruzamos los dedos por un doblaje latino y con la voz de Cristina Hernández. ¡Hasta la próxima!

Cardcaptor-Sakura-Clear-Card-Hen-300x450 ¿Por qué Clear Card-hen no le llega a los talones a Cardcaptor Sakura?

Editor/Escritor

Autor: Rod Locksley

¡Hola! Soy Rod, y cuando no estoy dedicándome al anime o los videojuegos probablemente esté escribiendo sobre ellos o tirado escuchando música, aunque también soy diseñador gráfico/web, guionista de cómics/manga y trabajé para un conocido MMORPG. Curiosamente, mis series favoritas son bastante distintas entre sí, por lo que sigo en la búsqueda de entender qué es realmente lo que me gusta en un anime...

Artículos escritos

Los 5 mejores animes según Rod Locksley